Cómo Prepararse Emocionalmente para la Llegada de un Bebé Luego de una Pérdida Durante el Embarazo

Tuve la gran bendición de poder tener un hijo pero también tuve la triste experiencia de perder tres bebés durante el embarazo, finalmente tuve que pasar por la dolorosa experiencia de cuatro legrados, uno de ellos fue por la mala práctica médica que se me realizó luego del segundo aborto, después del tercer legrado tuve la bendición de poder tener un bebé pero luego de éste tuve otra pérdida. Hay quienes piensan que sólo las personas fuertes pueden superar este tipo de experiencias pero la verdad no se trata tanto de fortaleza sino de poder conocer el momento que se está viviendo para poder superarlo y prepararse adecuadamente para intentar nuevamente tener un bebé, es por ello que en este blog expongo algunas de las emociones que pueden aflorar cuando vivimos una circunstancia de este tipo y cómo superarlas:


1. Ser Intencional Frente a la Desilusión:
Esta emoción es la que más puede afectar a las mujeres que han sufrido la pérdida de un bebé durante el embarazo, cuando se espera un hijo se crea una gran expectativa no solo en quien lo lleva sino también alrededor de ella; un bebé creará un cambio de vida que con lleva nuevas metas, deseos de progresar, de crecer no solo como persona sino en todas las áreas pues se potencializa el instinto maternal de protección; frente a una pérdida puede parecer muy difícil que se pueda recrear este ambiente tan especial nuevamente pero es importante tener en cuenta que durante este tiempo se sufren variaciones hormonales que pueden acrecentar este tipo de sentimientos pero que con el tiempo se irán normalizando por lo que debemos esforzarnos en poner nuestra mirada en el logro de nuevas metas como la adecuada preparación para volver a intentar tener otro bebé (siempre bajo la correcta supervisión médica). Como ejemplo, luego del tercer legrado busqué más intencionalmente un médico con mayor experiencia en mi diagnóstico quien realmente me ayudó: mi problema no había sido concebir, mi problema había sido que por causa de las múltiples enfermedades que había sufrido mi útero se había debilitado por lo tanto al fortalecerlo y guardar las recomendaciones médicas como reposo absoluto todo el embarazo pude lograr tener mi bebé, después de haber sido atendida en un hospital, una reconocida clínica en maternidad y otra en fertilización con tres diferentes médicos sólo una doctora de una clínica conocida pudo darme la atención adecuada y apoyarme efectivamente.
2. Evitar la Depresión o el Stress Para Facilitar el Tratamiento y la Concepción:
El poder ver que para otras mujeres se les hacía tan fácil concebir, procrear y disfrutar del embarazo plenamente cuando para mí significaba un tiempo de inseguridad y temor pues ya había tenido dos pérdidas, mi bebé y yo éramos de alto riesgo y casi semanalmente tenía que tomarme ecografías para ver que todo funcionara bien trajo en mí un fuerte sentimiento de fracaso. El fracaso es un sentimiento que conlleva a la depresión, debemos tener en cuenta que debemos erradicar ciertos argumentos como que una mujer sólo cumple su propósito si puede tener bebés como antiguamente se creía, el éxito no sólo radica en tener un bebé sino en educarlo correctamente así que es un privilegio que también demanda una gran responsabilidad para quienes viven esta experiencia. Si nuestra mente es más clara, sin culpabilidad ni emociones negativas evitaremos el stress que puede traer el deseo intenso de concebir juntamente con los tratamientos que se puedan llevar para lograrlo y así pese a cualquier circunstancia disfrutaremos el embarazo y lo que es más importante aún evitaremos en lo que nos sea posible transmitirle cualquier sentimiento negativo de temor o inseguridad a nuestro bebé.

Rosanna Sakuma Arevalo
Magister en Administración de la Educación

Diseñado por John Olano Mendoza. Derechos Reservados 2015