Cómo Enseñarles a Nuestros Hijos Pequeños a Evitar el Bullying

No hay nada que preocupe más a los padres que nuestros hijos sean víctimas de apodos o burlas, es más, mucho se habla y enseña sobre cómo hacer frente al bullying pero son pocas las veces que preparamos a nuestros niños para que no lleguen a ser víctimas de ello, gracias a la experiencia que tengo como docente de niños de 3 a 5 años he podido observar sobre la importancia de enseñarles a respetar pero también de hacerse respetar, lastimosamente muchas veces en las escuelas se enseña a respetar a los demás pero no a respetarse a sí mismos.


Adrián Intrieri, licenciado en psicología especializado en problemática adolescente, en su libro Anti – Bullying, Cómo Destruir al Monstruo, escribe: El bulliynger busca personas que él piensa que no se podrán defender efectivamente, y que por ende podrá vencer sin dificultades…, es por ello que en este blog les doy algunos consejos sobre cómo evitar en el futuro que nuestros hijos sean víctimas del bullying a través del respeto hacia sí mismos.
¿Qué hace Ud. Cuando su Niño le Cuenta que Otro Niño lo ha Insultado o Molestado?
1. Hay una Gran Diferencia Entre Alertarse y Alarmarse.-
si Ud. se alarma entonces puede transmitirle temor a su hijo y con ello la incapacidad de poder defenderse, en cambio estar alerta es: escucharlo, estar informados si la conducta del otro niño persiste contra su hijo, se agrava o por el contrario desaparece y contactarse con la profesora de ser necesario.

2. Pensar antes de Hablar en Vez de Reaccionar.-
Lo que he podido notar es que cuando los niños son víctimas de apodos la respuesta de los padres es por ejemplo: - Pero si tú no eres cabezón, ése niño te dice eso porque él es un flaco orejón. - Este tipo de respuestas en vez de ayudar dañan la identidad de nuestros niños pues indirectamente se está aceptando lo que el otro niño está afirmando, muy diferente sería que les digamos: ¿Y es verdad lo que ese niño te ha dicho?, ¿acaso alguna vez nosotros te hemos llamado así?, tu cabeza es más grande que la de ese niño pero no significa que seas cabezón, algunos tenemos una parte más grande que la de otros en nuestro cuerpo, etc:; y si no es verdad ¿por qué le haces caso entonces, si no es verdad?.

3. Tomar las Medidas Necesarias.-
La estrategia anterior me sirvió favorablemente con mi hijo cuando tenía 5 años y por algunos problemas de salud presentó retraso en el lenguaje motivando a que algunos niños se rieran de él, es importante resaltar que igualmente tuve cuidado de ponerlo en terapia, si vemos que hay una razón posible de restaurar que pueda de alguna manera promover la burla, con esto no digo que no hagamos nada frente a ello ni menos ni que sea justa la acción, como el caso de mi niño debemos apoyarlos para que mejoren en el área que lo necesite.

4. Enseñarles a Buscar Ayuda en el Canal Adecuado.-
Otro problema que he notado es que la mayoría de veces las maestras se enteran de que un niño es víctima de apodos o burlas cuando los padres se quejan con ellas, debemos enseñarles a nuestros niños a poder contar no sólo a sus padres en primera instancia de lo que lo molesta sino a la autoridad del lugar donde se encuentra, que tenga la libertad de hacerlo sin temor.

5. Enseñarles a Expresar sus Emociones.-
que sea capaz de expresar si algo no le agrada o lo molesta, por ejemplo: no me gusta lo que me estás diciendo; podemos trabajar este aspecto en casa haciéndole preguntas sobre cómo le fue en el colegio, si se divirtió, si tuvo algún problema, por qué, etc.


Rosanna Sakuma Arevalo
Magister en Administración de la Educación

Diseñado por John Olano Mendoza. Derechos Reservados 2015