A mi Hijo No le Gustan las Fiestas Infantiles

Que emocionante, la primera fiesta infantil a la que invitan a nuestro hijo, nos esforzamos en acompañarlo, vestirlo, en comprarle el regalo y cuando ya estamos allí y el show va a empezar, uno o más niños de los invitados, entre ellos el nuestro, o aún el propio cumpleañero rompe en llanto y no hay como calmarlos o lo que es peor aún, ni siquiera llegamos a entrar y nos quedamos en la puerta tratando de convencer a nuestro hijo que entre. Cuando esto sucede muchas veces nos preocupamos, surgen preguntas como si algo raro les está pasando o si se le está presentado algún problema psicológico; bueno, deje de preocuparse innecesariamente, aquí les presentamos algunas recomendaciones para que su niño pierda el temor por las fiestas infantiles y sea capaz de disfrutar una fiesta infantil:

1.- Identifique la causa del temor de su niño:
✓ El personaje principal de una fiesta la mayoría de veces es el Payaso, pero a la vez, es quien mayormente causa temor en los niños por su cara pintada, peluca, vestimenta, voz, etc. muy extraña para ellos, pues son personajes que nunca antes vieron en casa y lo más normal es que a algunos los asuste verlos por primera vez. Otro error es pensar que como ya su niño vio a un payaso o muñeco en una fiesta a la que asistió y se asustó, no va a volver a sentir temor al volverlos a ver, pero contrariamente a esto, si nos es tratada la causa del temor, éste puede acrecentarse en lugar de anularse.
✓ Otra de las razones puede ser que las fiestas infantiles están acompañadas por música en alto volumen, si Ud. acostumbró a su niño a vivir en una ambiente sin ruidos y llega a un lugar donde el sonido es muy alto puede ser la razón por la que no quiera ingresar a la fiesta.
✓ Aunque Ud. piense que es una exageración, hay niños que el temor se debe a la cantidad de personas reunidas, es más si dentro de ese grupo ve gente que no conoce.
2.- Respete sus Tiempos:

Ayudarlo a enfrentar sus temores no significa presionarlo, no lo resondre y menos castigue, si después de que creyó haberlo convencido con palabras o premios a asistir a una fiesta, la hace regresar a casa porque ya no quiere entrar. Ud. conoce más que nadie mejor a su hijo, Ud. puede darse cuenta si realmente su niño pasa por un momento de stress cuando va a asistir a una fiesta; no lo presione, discúlpese con la persona que lo invitó y apoye a su niño en ese tiempo; mi hijo a la edad de dos hasta los cuatro años no quería saber nada de las fiestas infantiles, pues era un niño hipersensible, consecuencia de una enfermedad que tuvo a lo largo de sus dos años ( llevó terapia sensorial a los tres años), le asustaba la música y el show, pero poco a poco a partir de los 4 años empezó a asistir a las fiestas y hoy no quiere perderse ninguna y le encanta participar en el show.

3.- Respete sus Gustos y Preferencias:

Muchas veces cuando un niño prefiere estar en los juegos o parado al lado de la mesa comiendo dulces sin que el show les llame poco o nada la atención, algunos padres se preocupan pensando que sus niños tienen problemas para relacionarse o algo extraño sucede con ellos, sin embargo normalmente no es así, sino que simplemente así como nosotros los adultos, los niños tienen gustos y preferencias inherentes a su carácter y personalidad, hay adultos que en una fiesta prefieren conversar y hacer amigos, otros que prefieren bailar y otros que simplemente se sientan a descansar y comer.

4.- Coordine ir a la Fiesta con uno o más Amigos Conocidos por su Niño

Esto le ayudará a no sentirse solo y a identificarse con otros de su misma edad en su nueva aventura.

5.- Evite Tratar de Convencerlos con Palabras o Premios, Acostúmbrelo a las Fiestas Haciendo Que él Haga las Suyas Propias en Casa

✓ Consígase algunos dulces, decore con globos su sala, invente cualquier motivo para celebrar con una fiesta: por ejemplo: fiesta de cumpleaños de uno de sus peluches o muñecos, etc.,
✓ Ud. mismo trabaje con su niño ayudándolo a enfrentar sus temores de la siguiente manera: elabore un disfraz ( con ropa de colores, máscaras, maquillaje fuerte, etc.) y dígale a su niño que van a jugar a la fiesta y que Ud. va a ser el payaso y necesita que lo ayude a disfrazarse, deje que el lo maquille o le ponga la máscara y luego que su niño, si desea, también lo haga; puede hacerle las siguientes preguntas para ayudarlo a participar: ¿Qué me falta en la cara para poder parecerme a una payaso?, ¿Qué tengo que ponerme en la cabeza?, etc.
✓ Pídale a su niño que escoja la música y poco a poco motívelo que vaya subiendo el volumen más y más.
✓ Haga juegos, ríase a más no poder, ayúdelo a sacar el chip de su cabeza: fiesta = temor y que lo reemplace por fiesta = diversión.

Rosanna Sakuma Arevalo
Magister en Administración de la Educación

Diseñado por John Olano Mendoza. Derechos Reservados 2015