5 Tips Que Ayuden a Nuestros Hijos a Superar el Temor a La Oscuridad

Los temores que afectan a los niños son muy diferentes a los que tenemos los adultos, mientras los adultos tememos fracasar, ser rechazados, etc., a los más pequeños lo qué más comúnmente les afecta es la oscuridad, perderse, escuchar ruidos muy fuertes o algún tipo de animal, si observamos correctamente el proceso de la adquisición de estas conductas nos vamos a dar cuenta que la mayoría son el resultado de hábitos inadecuados más que el producto de situaciones traumáticas. En este blog les daremos algunas pautas para ayudar a que nuestros niños puedan superar estos temores desterrando algunas creencias equivocadas, empezaremos con el frecuente temor a la oscuridad:


Cuando Crezca Perderá el Temor: Si bien esto puede darse en algunos casos como el temor a la oscuridad también existe el riesgo que este temor se puede acrecentar o ser reemplazado por otros tipos de temores, es por ello que sí debemos aplicar estrategias para que podamos ayudarlos a superarlos.

Enseñarles que ser Valientes Significa No Temer: Esto se da más en sociedades machistas y también mayormente con los hijos hombres, la valentía no consiste en no temer sino en enfrentar sus temores de la manera adecuada y producto de ello estos vayan menguando.

Es Justificable que Los Temores se Hereden: Muchas veces creemos que es normal que los temores que los padres tenemos o hayamos tenido de niños los hijos también los tengan cuando no debería ser así. Nosotros más que nadie sabemos lo que esos temores pueden o no haber afectado nuestras vidas y no queremos que nuestros hijos pasen por ello.

5 Tips Que Ayuden a Nuestros Hijos a Superar El Temor a la Oscuridad:
1.- Acostumbrarlos desde Bebés a no Dejar Prendida la Luz Durante la Noche para Dormir:
Si la mayoría de temores adquiridos son aprendidos entonces debemos empezar tempranamente a evitar que esto suceda. Por seguridad cuando son muy bebés se podría dejar una lámpara o la luz encendida de un cuarto continuo o al frente del dormitorio del bebé, pero conforme va creciendo se deberá apagar la luz usando una adecuada comunicación: apagaremos la luz para que puedas descansar tranquilamente pues la luz no te permitirá hacerlo. Esta estrategia la apliqué con mi hijo y desde muy pequeño cada vez que iba al baño, que no quedaba en su dormitorio, se levantaba solo sin necesidad de prender ninguna luz ni despertarnos.

2.- Acompañarlos a Enfrentar sus Temores de Una Manera Adecuada.-
No violentar ni forzar una situación de este tipo, por ejemplo apagar las luces de golpe, lo que se debe hacer es por ejemplo, dejarles una linterna y decirle: “Si necesitas luz en la noche, te dejo una linterna para que la puedas usar”; si es muy pequeño para hacerlo entonces dejar al principio la luz prendida y apagarla cuando ya esté por dormirse.

3.- Evitar Usar un Lenguaje de Temor:
Usar frases como: “si no te portas bien, el cuco te va a llevar”, “si te sales a la calle el loco te va a llevar”; este tipo de lenguaje lo que infunde es temor más no respeto u obediencia.

4.- Guardar la Compostura:
Cuando ocurra un apagón en vez de exaltarse o gritar, debemos presentárselo como una aventura, igualmente cuando se transite por un lugar oscuro, en vez de demostrar incomodidad es nuestro deber como padres hacerles sentirse seguros.

5.- Realizar Juegos que los Ayuden a Desenvolverse en la Oscuridad sin Temor:
Cuando son bebés están los juegos como esconderse debajo de una manta, hablarles durante este juego es importante para que reconozcan aún en la oscuridad mamá está allí para protegerlo, decirle por ejemplo: “Luz (le tapa el rostro con la manta), ahora no hay luz”; cuando son de un año o más esconderse en el closet, en cajas grandes de cartón, etc.

En el siguiente blog trataremos sobre el temor a los animales, especialmente al perro, si Ud. está interesado en este tema o en otro relacionado a este tema, por favor háganoslo saber a través de sus comentarios, muchas gracias.

Rosanna Sakuma Arevalo
Magister en Administración de la Educación

Diseñado por John Olano Mendoza. Derechos Reservados 2015